Lunes, 27 de Mayo del 2019

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

Varón de 65 años con patología coronaria, perfil del paciente sometido a cirugía cardíaca

JANO.es · 10 junio 2016

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos ha realizado más de 200 cirugías cardíacas complejas desde la puesta en marcha de este servicio en julio de 2012, con una tasa de éxito superior al 98%.

Varón, de unos 65 años de edad y con patología coronaria. Este es el perfil más habitual del paciente que se somete a una cirugía cardíaca compleja, según se desprende de los datos recogidos en los últimos 4 años por la Unidad de Cirugía Cardíaca del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles (HURJC), integrado en la red pública de la Comunidad de Madrid.

Desde que, el pasado 17 de julio de 2012, fue intervenido el primer paciente de este tipo en el HURJC, y hasta el pasado 1 de abril, un total de 207 personas han sido operadas del corazón en este centro sanitario en el marco de intervenciones de alta complejidad que han requerido circulación extracorpórea, con una tasa de éxito superior al 98%. El mayor de estos pacientes tenía 86 años en el momento de la intervención, y el más joven 19, siendo varones en el 66,5% de los casos.

“Los resultados de la cirugía cardíaca en nuestro hospital son excelentes, con una mortalidad del 2% de los pacientes intervenidos, muy por debajo del riesgo preoperatorio estimado mediante los calculadores de riesgo europeos”, destaca el doctor Gonzalo Aldámiz-Echevarría, jefe de la Unidad de Cirugía Cardíaca.

En cuanto a los tipos más frecuentes de cirugías, destaca la cirugía coronaria (43,6% de los casos), seguida por las cirugías de la válvula aórtica (18,4%) y de la válvula mitral (9,2%), según destaca el responsable del servicio, formado también por los cirujanos Pilar Calderón, Ángeles Heredero Jung, Rafael Hernández Estefanía y Alicia Donado, y que trabaja de forma coordinada con otras unidades y servicios del centro sanitario proporcionando un enfoque multidisciplinar.

Otras intervenciones frecuentes a lo largo de estos años han sido las que han combinado cirugía cardiaca con cirugía valvular aórtica, valvular mitral o valvular tricúspide, intervenciones todas ellas que sólo se pueden abordar con plenas garantías de éxito si se cuenta con un equipo muy compenetrado y altamente especializado y entrenado en este tipo de operaciones, como el que lleva ya casi cuatro años trabajando en el HURJC.

La Unidad HURJC nació en 2012 con el objetivo de ofrecer una cirugía cardiaca de altas prestaciones, en la que además de los procedimientos considerados “menores” (implantación de marcapasos y desfibriladores, pericardiectomías, etcétera) se llevaran a cabo intervenciones de la mayor complejidad, incluyendo circulación extracorpórea, como cirugías valvulares, cirugía coronaria o cirugía de aorta. “Hoy, tan sólo cuatro años después, podemos decir que somos capaces de afrontar cualquier proceso, exceptuando el trasplante cardiaco, con unas tasas de éxito y de supervivencia  equiparables a los mejores centros del país”

El equipo del HURJC está disponible durante las 24 horas de día, ya que además de a los pacientes programados atiende cualquier urgencia que se pueda presentar. De hecho, en este periodo han sido atendidos siete pacientes de forma urgente y 57 tras la detección de la patología durante su ingreso hospitalario.

Cirugía mínimamente invasiva

Hace un año se inició el Programa de Cirugía Valvular Aórtica Mínimamente Invasiva, cuyo objetivo es realizar la intervención a través de una incisión mucho más reducida. Actualmente, más del 50% de los pacientes que son intervenidos por esta patología se benefician de esta técnica. Para ser candidato a este tipo de acceso, los pacientes tienen que ser evaluados de forma individual y personal y mediante técnicas de imagen complejas que nos permiten confirmar si es posible o no.

Así, frente a la esternotomía de entre 15-25 centímetros característica de las intervenciones de cirugía abierta, estos pacientes sufren sólo una incisión de entre 6 y 8 centímetros por donde se introducen los instrumentos quirúrgicos, lo que reduce la cicatriz, el riesgo de infección, la pérdida de sangre, la duración del ingreso hospitalario y el plazo de recuperación, que pasa a ser de dos a cuatro semanas frente a las 6-8 semanas de la cirugía abierta.

“El futuro, en nuestro caso, pasa por desarrollar cada vez más estas técnicas de cirugía mínimamente invasiva para abarcar cada vez a mayor número de pacientes y extender estas técnicas a otras patologías como la de válvula mitral, tricúspide, etcétera”, añade el doctor Aldámiz-Echevarría.

Noticias relacionadas

25 Apr 2016 - Actualidad

Identifican un mecanismo implicado en una enfermedad valvular aórtica congénita

El hallazgo podría posibilitar el diagnóstico temprano de la enfermedad, así como la clasificación de los pacientes con malformaciones de las válvulas cardíacas.

04 Apr 2016 - Actualidad

El reemplazo de la válvula aórtica cardíaca tiene menos complicaciones que la cirugía

Un estudio muestra que el 4,6% de los pacientes que se sometieron a esta intervención desarrollaron un ictus y un 7,4% acabó falleciendo un año después, frente al 8,2 y 13%, respectivamente, de quienes fueron operados.

11 Mar 2016 - Actualidad

Una escala predice el riesgo de lesión renal en pacientes sometidos a cirugía cardíaca de circulación extracorpórea

El objetivo de esta herramienta es evitar las complicaciones que a menudo se producen en esta intervención, de manera que se puedan tomar medidas preventivas oportunas y mejorar la atención de estos pacientes.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?