Jueves, 19 de Mayo del 2022

Últimas noticias

EPIDEMIOLOGÍA

Un mayor consumo de aceite de oliva se asocia a un menor riesgo de mortalidad

JACC · 12 enero 2022

La sustitución de la margarina, la mantequilla, la mayonesa y la grasa láctea por aceite de oliva se relaciona con un menor riesgo de morir a causa de enfermedad cardiovascular, cáncer, enfermedades neurodegenerativas y enfermedades respiratorias.

El consumo de más de 7 gramos (algo más de media cucharada) de aceite de oliva al día se asocia a un menor riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular, cáncer, enfermedades neurodegenerativas y enfermedades respiratorias, según un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology. El estudio revela que la sustitución de unos 10 gramos diarios de margarina, mantequilla, mayonesa y grasa láctea por la cantidad equivalente de aceite de oliva se asocia también a un menor riesgo de mortalidad.

"Nuestros resultados respaldan las recomendaciones dietéticas actuales de aumentar la ingesta de aceite de oliva y otros aceites vegetales insaturados", afirma Marta Guasch-Ferré, investigadora principal del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard y autora principal del estudio.

"Los médicos deberían aconsejar a los pacientes que sustituyan ciertas grasas, como la margarina y la mantequilla, por aceite de oliva para mejorar su salud –añade-. Nuestro estudio ayuda a hacer recomendaciones más específicas que serán más fáciles de entender para los pacientes y, con suerte, de implementar en sus dietas."

Utilizando datos de participantes del Nurses' Health Study y del Health Professionals Follow-up Study, los autores analizaron a 60.582 mujeres y 31.801 hombres que no presentaban enfermedades cardiovasculares ni cáncer al inicio del estudio en 1990. Durante los 28 años de seguimiento se evaluó la dieta mediante un cuestionario cada cuatro años. En el cuestionario se preguntaba con qué frecuencia, por término medio, consumían alimentos específicos, tipos de grasas y aceites, así como qué marca o tipo de aceites utilizaban para cocinar y añadir en la mesa en el año anterior.

El consumo de aceite de oliva se calculó a partir de la suma de tres ítems del cuestionario: aceite de oliva utilizado para aliñar ensaladas, aceite de oliva añadido a la comida o al pan y aceite de oliva utilizado para hornear y freír en casa. Una cucharada sopera equivalía a 13,5 gramos de aceite de oliva. El consumo de otros aceites vegetales se calculó a partir de la marca de aceite y el tipo de grasa que los participantes declararon utilizar para cocinar en casa. El consumo de margarina y mantequilla se basó en la frecuencia declarada de consumo de margarina en barra, en tarrina o blanda, y en la cantidad de margarina o mantequilla añadida al hornear y freír en casa. También se calculó el consumo de productos lácteos y otras grasas y nutrientes. Los investigadores descubrieron que el consumo de aceite de oliva aumentó de 1,6 gramos/día en 1990 a unos 4 gramos/día en 2010, mientras que el consumo de margarina disminuyó de unos 12 gramos/día en 1990 a unos 4 gramos/día en 2010. La ingesta de otras grasas se mantuvo estable.

El consumo de aceite de oliva se clasificó de la siguiente manera:

Nunca o <1 vez al mes.

>0 a ≤4,5 gramos/día (>0 a ≤1 cucharadita).

>4,5 a ≤7 gramos/día (>1 cucharadita a ≤1/2 cucharada).

>7 gramos/día (>1/2 cucharada).

A lo largo de 28 años, se produjeron 36.856 muertes, 22.768 en el Nurses' Health Study y 14.076 en el Health Professionals Follow-up Study. Los participantes con un mayor consumo de aceite de oliva solían ser más activos físicamente, tenían ascendencia del sur de Europa o mediterránea, eran menos propensos a fumar y tenían un mayor consumo de frutas y verduras en comparación con los que tenían un menor consumo de aceite de oliva. El consumo medio de aceite de oliva total en la categoría más alta era de unos 9 gramos/día en la línea de base e incluía al 5 por ciento de los participantes en el estudio.

Cuando los investigadores compararon a los que rara vez o nunca consumían aceite de oliva con los de la categoría de mayor consumo, estos tenían 19 por ciento menos de riesgo de mortalidad cardiovascular, 17 por ciento menos mortalidad por cáncer, un 29 por ciento menos mortalidad neurodegenerativa y un 18 por ciento menos mortalidad respiratoria.

El estudio también descubrió que la sustitución de 10 gramos/día de otras grasas, como la margarina, la mantequilla, la mayonesa y las grasas lácteas, por aceite de oliva se asociaba a un riesgo entre un 8 y un 34 por ciento menor de mortalidad total y por causas específicas. No encontraron asociaciones significativas al sustituir el aceite de oliva por otros aceites vegetales.

"Es posible que un mayor consumo de aceite de oliva sea un marcador de una dieta más saludable en general y de un mayor nivel socioeconómico. Sin embargo, incluso después de ajustar estos y otros factores de estatus socioeconómico, nuestros resultados siguieron siendo en gran medida los mismos -afirma Guasch-Ferré-. Nuestra cohorte de estudio fue predominantemente una población blanca no hispana de profesionales de la salud, lo que debería minimizar los factores socioeconómicos potencialmente confusos, pero puede limitar la generalización, ya que esta población puede ser más propensa a llevar un estilo de vida saludable".

Referencia: J Am Coll Cardiol79(2):101–12. doi: 10.1016/j.jacc.2021.10.041

Noticias relacionadas

30 Sep 2020 - Actualidad

El aceite de oliva virgen enriquecido con sus propios compuestos fenólicos previene la acumulación de colesterol

Un estudio concluye que el AOV no solo mejora la capacidad de estas partículas para extraer colesterol de las células macrofágicas, sino también para eliminarlo.

12 Dec 2019 - Actualidad

Un aceite de oliva desarrollado por el CSIC ayuda a prevenir la diabetes 2

El consumo de aceite de oliva enriquecido en ácido oleanólico puede reducir a la mitad el riesgo de padecer esta enfermedad en individuos prediabéticos.

01 Feb 2018 - Actualidad

Beneficios de una dieta rica en aceite de oliva virgen extra en la microbiota

Un estudio de la Universidad de Jaén demuestran en ratones los beneficios de una dieta rica en aceite de oliva virgen extra como modulador de la microbiota intestinal, frente a los efectos de una dieta enriquecida en mantequilla.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?