Domingo, 24 de Octubre del 2021

Últimas noticias

CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

Un implante con cartílago reduce el dolor y restablece la función de la articulación de la cadera

Eurekalert · 22 septiembre 2021

Un implante textil que contiene cartílago derivado de células madre ha mostrado reducir el dolor y ser capaz de restablecer la función de la articulación de la cadera a los niveles iniciales en un estudio realizado con perros con síntomas de artrosis moderada.

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, la Universidad Washington en St. Louis y Cytex Therapeutics Inc. (Estados Unidos), podría ser un primer paso importante hacia una rehabilitación articular preventiva y menos invasiva en humanos.

En los humanos -también en los perros- una sola capa de cartílago de un milímetro de grosor puede marcar la diferencia entre un estilo de vida activo o una artrosis dolorosa. Esa pequeña capa de cartílago es la que protege las superficies articulares. La edad o las lesiones articulares pueden hacer que el cartílago se degrade, provocando artrosis y dolor articular progresivo.

"Uno de los santos griales de la ortopedia es reemplazar el cartílago, pero no ha habido una manera eficaz de hacerlo -explica Duncan Lascelles, coautor de la investigación-. La mayor parte de la atención se centra en sustituir o restaurar la superficie del cartílago con materiales artificiales, pero regenerar el cartílago no es posible en este momento. Y muchos de los productos artificiales que se utilizan no se integran en el cuerpo".

Farshid Guilak, junto con Bradley Estes y Frank Moutos, fundó Cytex Therapeutics para desarrollar un implante que pudiera sustituir el cartílago dañado o ausente. El implante se fabrica mediante una combinación única de técnicas de fabricación que dan como resultado una estructura en parte textil y en parte impresa en 3D, que puede sembrarse con las propias células madre del paciente.

"La combinación de la impresión 3D con los textiles avanzados nos permitió diseñar un implante que imita la función de los tejidos nativos y sanos de la articulación desde el primer día después de la implantación -afirma Estes-. También lo diseñamos para que se disolviera con el tiempo, de modo que, en última instancia, la función de la articulación se transfiriera de nuevo a los propios tejidos del paciente durante el proceso de curación".

Los investigadores diseñaron un estudio para probar el implante para la reimplantación de articulaciones en perros, un paso fundamental para trasladar esta tecnología al uso de pacientes caninos y humanos.

En el estudio se dejó que el cartílago creciera sobre el implante durante varias semanas antes de la cirugía. A continuación se colocó el implante en la zona dañada de la rótula de la cadera. Con el tiempo, el implante se disolvió, dejando finalmente sólo el tejido natural del propio paciente en la articulación de la cadera reparada.

Los perros del estudio, publicado en Science Advances, se dividieron en dos grupos: uno que recibió el implante y otro control que no lo recibió. Los investigadores realizaron las cirugías y midieron el dolor y la función de la articulación en ambos grupos.

Cuatro meses después de la operación, el grupo que recibió el implante de cartílago había vuelto a los niveles iniciales tanto de función como de dolor, mientras que el grupo de control nunca mejoró. Los investigadores también observaron pruebas de que el implante se había integrado con éxito en las articulaciones de la cadera, resurgiendo efectivamente.

"Lo que vimos es que con el implante estos perros estaban tan bien o mejor que después de una sustitución total de la articulación", comenta Lascelles.

Este investigador espera que el implante solucione algunos de los problemas relacionados con las prótesis articulares totales en pacientes jóvenes y activos.

"Las sustituciones articulares totales en el paciente joven presentan importantes inconvenientes -afirma Lascelles-. La cirugía es más complicada, y las articulaciones artificiales sólo sirven para un número determinado de años hasta que hay que sustituirlas, a menudo con peores resultados cada vez".

"Este procedimiento es menos invasivo, y el implante utiliza las propias células del cuerpo y se integra en la zona dañada con poco peligro de rechazo. Creemos que se trata de una intervención temprana que podría suponer un gran avance para posponer las sustituciones articulares en los perros y, con suerte, algún día en los humanos", concluye.

Referencia: Sci Adv. 2021;7(38):eabi5918. doi:10.1126/sciadv.abi5918

Noticias relacionadas

02 Mar 2016 - Actualidad

Identifican biomarcadores para detectar la artrosis de cadera

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera, se centra en dos componentes presentes en los cartílagos de las articulaciones: el colágeno de tipo II y el ácido hialurónico.

09 Feb 2009 - Actualidad

Más de 4.000 millones de euros anuales para tratar la artrosis de cadera y rodilla

Los costes directos por año y cada uno de los cerca de 7 millones de pacientes oscilan entre los 40 y los 18.155 euros

Copyright © 2021 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?