Lunes, 16 de Diciembre del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'BRAIN AND COGNITION'

Un estudio muestra cómo nuestro cerebro se acopla al ritmo musical

JANO.ES · 26 noviembre 2019

El trabajo ahonda en el modo en que el cerebro interactúa con sonidos que están separados espacialmente para construir una estructura métrica.

Al escuchar una canción o contemplar un baile, los humanos tendemos a seguir el ritmo de la música. Un aspecto fundamental de la música es su ritmo, la manera cómo nos sincronizamos con las regularidades temporales de una melodía o una danza. Ahora, un estudio reciente publicado en la revista Brain and Cognition ha explorado cómo nuestro cerebro se acopla al ritmo musical y hasta qué punto los humanos compartimos esta habilidad con otros animales.

“El trabajo analiza la relación entre la estructura rítmica de la música y la dimensión espacial del sonido. Estudiamos cómo el cerebro interactúa con sonidos que están separados espacialmente para construir una estructura métrica”, explican los autores Alexandre Celma-Miralles y Juan Manuel Toro, miembros del grupo de investigación Cognición Comparativa y Lenguaje (LCC) en la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

Para ello, compararon las respuestas neuronales de músicos profesionales con las de oyentes no entrenados mientras ambos grupos oían un ritmo de vals. En uno de los experimentos, los participantes debían prestar atención a sonidos definidos por su posición espacial (los sonidos estaban separados en el espacio). En otro experimento los participantes prestaban atención a un distractor de tipo visual. Los datos  se obtuvieron de los registros de frecuencias de los encefalogramas de cada sujeto.

El ritmo y el compás se ve facilitado por la experiencia

Los investigadores observaron que, independientemente del entrenamiento musical del participante, el cerebro de todos los oyentes se sincronizó al ritmo. Los resultados mostraron también que las respuestas neuronales de los músicos eran mucho más fuertes y resistentes a las distracciones que las de los no músicos. Es decir, se puso de manifiesto que el entrenamiento facilita la sincronización rítmica.

Como comentan los investigadores, “se demuestra que nuestro cerebro está preparado para seguir el ritmo, independientemente de si lo escuchamos en una canción o lo vemos en una danza”. Esto refuerza la idea de que el procesamiento neuronal del ritmo y el compás se ve facilitado por la experiencia previa con eventos rítmicos durante los largos períodos de entrenamiento musical formal.

Noticias relacionadas

28 Nov 2017 - Actualidad

Idean una app para mejorar la calidad de vida en párkinson a partir de los efectos de la música

La aplicación, diseñada por expertos en musicoterapia, arte e informática, ha ganado un concurso de ideas impulsado por la comunidad de innovación colaborativa Open eHealth Parkinson.

27 Jan 2017 - Actualidad

Un ensayo con música y LSD para entender cómo sentimos las vivencias personales

Con la ayuda de voluntarios que escuchaban canciones bajo los efectos de esta droga psicodélica, investigadores suizos han desvelado qué receptores, neurotransmisores y regiones del cerebro están implicados en estas percepciones.

23 Nov 2016 - Actualidad

¿Qué mecanismos cerebrales explican la falta de sensibilidad a la música?

Un estudio da pistas sobre la importancia de la música a nivel evolutivo según la conexión entre las áreas auditivas y emocionales del cerebro.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?