Viernes, 21 de Enero del 2022

Últimas noticias

PEDIATRÍA

Los ingresos hospitalarios por infecciones infantiles disminuyeron drásticamente durante el primer año de la pandemia de COVID-19

BMJ · 14 enero 2022

Los resultados de un estudio británico sugieren que las medidas para controlar la transmisión del coronavirus también redujeron la de otras 18 enfermedades infecciosas entre los niños.

Durante el primer año de la pandemia de COVID-19 se redujeron drásticamente los ingresos hospitalarios por infecciones infantiles comunes y graves en Inglaterra, muy probablemente debido a las medidas de distanciamiento social, el cierre de escuelas y lugares de trabajo, y las restricciones a los viajes, según un estudio publicado en The BMJ.

Aunque muchas de estas medidas son insostenibles fuera de la pandemia, los investigadores piden que se sigan evaluando las intervenciones que podrían continuar, especialmente durante los meses de invierno, para minimizar la carga de los sistemas sanitarios y proteger a los niños vulnerables.

En todo el mundo, los efectos indirectos de la COVID-19 en la salud de los niños parecen ser considerables. Por ejemplo, se han interrumpido los programas de vacunación infantil y se han retrasado las visitas a los servicios de urgencias, pero no está claro el impacto de estos retrasos en los resultados de los pacientes.

Para abordar esta cuestión, investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) evaluaron las tasas de ingreso hospitalario y los resultados de mortalidad de 19 infecciones respiratorias infantiles comunes, infecciones invasivas graves y enfermedades prevenibles mediante vacunación antes y después del inicio de la pandemia en Inglaterra.

Su análisis incluyó datos de todos los niños de 0 a 14 años admitidos en un hospital del sistema sanitario público en Inglaterra con una infección desde el 1 de marzo de 2017 hasta el 30 de junio de 2021.

Las infecciones respiratorias comunes incluían la amigdalitis, la gripe y la bronquiolitis, mientras que las infecciones invasivas graves incluían la sepsis, la meningitis y la osteomielitis. Las enfermedades prevenibles por vacunación incluían el sarampión, las paperas y varias causas bacterianas de enfermedades graves.

Se tuvieron en cuenta factores potencialmente influyentes como el sexo, la edad, el grupo étnico, la región geográfica, la privación y las comorbilidades existentes comorbilidades.

Después del 1 de marzo de 2020 se encontraron reducciones sustanciales y sostenidas en los ingresos hospitalarios para todas las 19 afecciones infecciosas estudiadas, excepto una, la pielonefritis.

Entre las infecciones respiratorias comunes, la mayor reducción porcentual fue para la gripe, donde el número de ingresos hospitalarios disminuyó un 94 por ciento, pasando de 5.379 (media anual del 1 de marzo de 2017 al 29 de febrero de 2020) a 304 en los 12 meses posteriores al 1 de marzo de 2020. En el caso de la bronquiolitis, los ingresos disminuyeron en más del 80 por ciento, pasando de 51.655 (media anual 2017-20) a 9.423 en 2020-21.

Entre las infecciones invasivas graves, las reducciones porcentuales oscilaron entre el 26 por ciento para la osteomielitis y el 50 por ciento para la meningitis. Y en el caso de las infecciones prevenibles por vacunación, las reducciones oscilaron entre el 53 por ciento para las paperas y el 90 por ciento para el sarampión, donde los ingresos se redujeron de 149 (media anual 2017-20) a 15 en 2020-21.

Las reducciones fueron similares en todas las regiones geográficas, la privación y los grupos étnicos, así como entre los niños con enfermedades existentes que están en mayor riesgo de enfermedad grave y muerte por infección.

Las cifras absolutas de muertes en los 60 días siguientes al ingreso hospitalario por sepsis, meningitis, bronquiolitis, neumonía, sibilancias virales e infecciones de las vías respiratorias superiores también disminuyeron, aunque los investigadores señalan que la proporción de niños ingresados por neumonía que murieron en los 60 días aumentó.

La única infección que no mostró una reducción en los ingresos hospitalarios fue la pielonefritis. Los investigadores afirman que esto podría deberse a que las intervenciones no farmacológicas y las restricciones sociales no tienen impacto en esta infección.

Datos más recientes también indican que algunas infecciones respiratorias aumentaron a niveles más altos de lo habitual después de mayo de 2021.

Estos son hallazgos observacionales, por lo que no pueden establecer la causa, y no cubren a los pacientes que no asistieron al hospital o no fueron admitidos. No obstante, el estudio incluyó todos los ingresos hospitalarios relevantes por una serie de infecciones entre toda la población infantil de Inglaterra durante varios años, lo que sugiere que los resultados son sólidos.

De este modo, los investigadores concluyen que una serie de cambios de comportamiento (adopción de intervenciones no farmacológicas) y estrategias sociales (cierre de escuelas, clausuras y restricción de viajes) utilizadas para reducir la transmisión del SARS-CoV-2, también redujeron los ingresos por infecciones infantiles comunes y graves en Inglaterra.

Aunque muchas de estas medidas son generalmente insostenibles fuera de la pandemia debido a su inherente impacto financiero y social negativo, sugieren que algunas podrían continuar, especialmente durante los meses de invierno, "para minimizar la carga en los sistemas de salud y proteger a los niños vulnerables".

Estos resultados reflejan probablemente una disminución real de las infecciones no covíricas, pero es probable que sean temporales, afirman los investigadores estadounidenses en un editorial vinculado.

A medida que las poblaciones se protegen cada vez más contra la COVID-19 a través de las infecciones naturales o la vacunación, y que se relajan las medidas como los cierres, los mandatos de utilizar mascarilla y el distanciamiento social, "es probable que aumente la incidencia de las infecciones principalmente virales, aunque no exclusivamente", escriben los autores.

Entender qué estrategias de mitigación fueron más eficaces es clave para la reapertura con seguridad, dicen, y, como muchas medidas se relajan a nivel mundial, piden estudios "para determinar qué intervenciones proporcionan el mayor beneficio para una amplia gama de enfermedades infecciosas".

Referencia: BMJ. 2022;376:e067519

Noticias relacionadas

15 Dec 2021 - Actualidad

Los pediatras apoyan la vacunación infantil contra la COVID-19 por ser eficaz y segura

Aunque la infección es leve en la mayoría de casos, recuerdan que puede dar lugar a síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico o a COVID persistente.

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?