Viernes, 21 de Enero del 2022

Últimas noticias

SALUD PÚBLICA

Los casos de demencia en el mundo se triplicarán en 2050 si los países no combaten los factores de riesgo

The Lancet · 07 enero 2022

Se trata de una de las principales conclusiones del estudio Global Burden of Disease, el primero que proporciona estimaciones de previsión para 204 países y territorios de todo el mundo, publicado en 'The Lancet Public Health'.

El número de adultos afectados por demencia en todo el mundo casi se triplicará en las próximas tres décadas, pasando de los 57 millones de 2019 a 153 millones en 2050, debido principalmente al crecimiento y al envejecimiento de la población.

Es una de las conclusiones del estudio Global Burden of Disease, el primero que proporciona estimaciones de previsión para 204 países y territorios de todo el mundo, publicado en The Lancet Public Health.

El estudio también analiza cuatro factores de riesgo de la demencia -tabaco, obesidad, alto nivel de glucosa en sangre y bajo nivel educativo- y destaca el impacto que tendrán en las tendencias futuras. Por ejemplo, se prevé que las mejoras en el acceso a la educación reduzcan la prevalencia de la demencia en 6,2 millones de casos en todo el mundo para 2050, pero esto se verá contrarrestado por las tendencias previstas en materia de obesidad, hiperglucemia y tabaquismo, que se espera que den lugar a otros 6,8 millones de casos de demencia.

Los autores destacan la necesidad urgente de poner en marcha intervenciones adaptadas a nivel local que reduzcan la exposición a los factores de riesgo, junto con la investigación para descubrir tratamientos eficaces que modifiquen la enfermedad y nuevos factores de riesgo modificables para reducir la carga futura de la enfermedad.

"Nuestro estudio ofrece previsiones mejoradas sobre la demencia a escala mundial y nacional, lo que ofrece a los responsables políticos y a los expertos en salud pública nuevas perspectivas para comprender los factores que impulsan estos aumentos, basándose en los mejores datos disponibles -afirma la autora principal, Emma Nichols, del Instituto de Métrica y Evaluación Sanitaria (IHME) de la Universidad de Washington (Estados Unidos)-. Estas estimaciones pueden ser utilizadas por los gobiernos nacionales para asegurarse de que los recursos y el apoyo están disponibles para las personas, los cuidadores y los sistemas de salud a nivel mundial".

"Al mismo tiempo –continúa-, tenemos que centrarnos más en la prevención y el control de los factores de riesgo antes de que den lugar a la demencia. Incluso los avances más modestos en la prevención de la demencia o en el retraso de su progresión darían notables dividendos. Para tener el mayor impacto, necesitamos reducir la exposición a los principales factores de riesgo en cada país. En la mayoría de los casos, esto significa ampliar los programas locales de bajo coste que apoyan dietas más saludables, más ejercicio, dejar de fumar y un mejor acceso a la educación. Y también significa seguir invirtiendo en investigación para identificar tratamientos eficaces para detener, ralentizar o prevenir la demencia".

La demencia es actualmente la séptima causa de muerte en el mundo y una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores, con unos costes globales en 2019 estimados en más de 1 billón de dólares. Aunque la demencia afecta principalmente a las personas mayores, no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Una comisión de la revista Lancet publicada en 2020 sugirió que hasta el 40 por ciento de los casos de demencia podrían prevenirse o retrasarse si se eliminara la exposición a 12 factores de riesgo conocidos: bajo nivel educativo, hipertensión arterial, discapacidad auditiva, tabaquismo, obesidad en la mediana edad, depresión, inactividad física, diabetes, aislamiento social, consumo excesivo de alcohol, traumatismos craneales y contaminación atmosférica.

El estudio predice que el mayor aumento de la prevalencia se producirá en el África subsahariana oriental, donde se espera que el número de personas que viven con demencia aumente en un 357 por ciento, pasando de casi 660.000 en 2019 a más de 3 millones en 2050, impulsado principalmente por el crecimiento de la población, siendo Yibuti (473 por ciento), Etiopía (443 por ciento) y Sudán del Sur (396 por ciento) los que experimentarán los mayores aumentos. Del mismo modo, en el norte de África y Oriente Medio, se prevé que los casos crezcan un 367 por ciento, pasando de casi 3 millones a casi 14 millones, con aumentos especialmente importantes en Qatar (1.926 por ciento), los Emiratos Árabes Unidos (1.795 por ciento) y Bahréin (1.084 por ciento).

Por el contrario, el menor aumento en el número de casos de demencia se proyecta en la región de Asia-Pacífico de altos ingresos, donde se espera que el número de casos crezca en un 53 por ciento, de 4,8 millones en 2019 a 7,4 millones en 2050, con un aumento particularmente pequeño en Japón (27 por ciento). En esta región, se espera que el riesgo de demencia para cada grupo de edad disminuya, lo que sugiere que las medidas preventivas, incluidas las mejoras en la educación y los estilos de vida saludables, están teniendo un impacto.

Del mismo modo, en Europa occidental se espera que el número de casos de demencia aumente un 74 por ciento, pasando de casi 8 millones en 2019 a casi 14 millones en 2050. Se esperan aumentos relativamente pequeños de casos en Grecia (45 por ciento), Italia (56 por ciento), Finlandia (58 por ciento), Suecia (62 por ciento) y Alemania (65 por ciento).

Según el coautor, Theo Vos, de la Universidad de Washington (Estados Unidos), "los países de ingresos bajos y medios, en particular, deberían aplicar ahora políticas nacionales que puedan mitigar los factores de riesgo de demencia para el futuro, como dar prioridad a la educación y a los estilos de vida saludables. Garantizar que las desigualdades estructurales en el acceso a los servicios sanitarios y sociales puedan ser abordadas y que los servicios puedan además adaptarse a las necesidades sin precedentes de una población mayor cada vez más numerosa y con necesidades de atención complejas requerirá una planificación considerable tanto a nivel local como nacional".

Referncia: Lancet Public Health. 2022 Jan 6. doi: 10.1016/S2468-2667(21)00249-8

Noticias relacionadas

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?