Jueves, 19 de Mayo del 2022

Últimas noticias

CARDIOLOGÍA

La insuficiencia cardiaca afecta en España al 1,89 por ciento de la población adulta

CIBERCV · 30 junio 2021

La insuficiencia cardiaca afecta al 1,89 por ciento de la población adulta española y al 9 por ciento en mayores de 80 años, según ha puesto de manifiesto el estudio PATHWAYS-HF, llevado a cabo con la colaboración de AstraZeneca.

Se trata de un trabajo observacional que incluyó a casi 2 millones de ciudadanos y que es una muestra representativa de la población española, con el objetivo de conocer la prevalencia e incidencia reales de la insuficiencia cardiaca en nuestro país, así como el recorrido terapéutico que experimentan los pacientes.

"Es el mayor estudio de base poblacional sobre insuficiencia cardiaca que se ha hecho en España. Esta patología puede aparecer cuando se tiene o ha tenido un trastorno médico, como una enfermedad coronaria, un infarto de miocardio o hipertensión de larga evolución, que le ha dañado el corazón o lo ha sometido a cargas adicionales. La insuficiencia cardiaca se produce cuando ese corazón dañado no es capaz de distribuir la cantidad necesaria de sangre oxigenada al organismo", explica uno de los autores del estudio e investigador del Centro de Investigación en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), Juan Delgado.

En concreto, los datos muestran que la prevalencia de la insuficiencia cardiaca en España es del 1,89 por ciento de la población de 18 años o más, alcanzando a 770.000 pacientes en España. La incidencia es de 2,78 casos por cada 1.000 personas y año. "Tanto la prevalencia como la incidencia se han mantenido estables en los últimos años, aunque con un discreto incremento. Por tratarse de una enfermedad de la tercera edad, su prevalencia en octogenarios alcanza el 9 por ciento", destaca Delgado.

Por su parte, la directora médica y de Asuntos Regulatorios de AstraZeneca, Ana Pérez, subraya que gracias a este estudio se ha clarificado el mapa de la insuficiencia cardiaca en España. "AstraZeneca apuesta por la investigación y la innovación para desarrollar nuevas formas de prevenir la insuficiencia cardiaca –declara-, reducir los ingresos hospitalarios y los costes para el Sistema Nacional de Salud y, por supuesto, mejorar los resultados para quienes ya han sido diagnosticados".

Existen algunas señales de alerta que pueden hacer sospechar de la presencia de la patología: sufrir alguna enfermedad cardiovascular previa, hipercolesterolemia, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad renal crónica (ERC), apnea del sueño, consumo de alcohol o tabaco, obesidad y sedentarismo.

"Los síntomas de la insuficiencia cardiaca pueden variar considerablemente de una persona a otra. En la fase inicial son síntomas ligeros, pero cuando progresa es probable que sean cada vez más graves. Los síntomas principales de la insuficiencia cardiaca son consecuencia de la acumulación de líquido o congestión. El más frecuente es la sensación de falta de aire o disnea, cuando se realizan actividades cotidianas que antes no lo producían. También puede darse hinchazón en miembros inferiores y en el abdomen. Pero puede haber síntomas adicionales como tos, sensación de 'pitos' en el pecho al respirar, cansancio, inapetencia y un largo etcétera", informa Delgado.

Si aparecen los síntomas descritos, es importante visitar al médico. La insuficiencia cardiaca es una afección crónica para la que, de momento, no existe cura, pero establecer un buen abordaje de la enfermedad puede mantener los síntomas bajo control y proporcionar un alto nivel de vida durante muchos años.

Noticias relacionadas

Copyright © 2022 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?