Martes, 25 de Junio del 2019

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'HORMONE RESEARCH IN PAEDRIATICS'

La exposición prenatal a compuestos ambientales tóxicos puede condicionar el desarrollo genital en los varones

JANO.ES · 06 junio 2019

Científicos del CIBERESP demuestran que estos contaminantes, incluso a niveles bajos, puede dar lugar a alteraciones del tracto reproductivo.

Los contaminantes orgánicos persistentes (COP) son compuestos ambientales tóxicos que se han utilizado extensamente como plaguicidas o retardantes del fuego. Aunque su fabricación está hoy severamente restringida o prohibida, persisten en el medio ambiente, y diversos estudios han asociado la exposición durante el embarazo a estos contaminantes con distintos efectos adversos en el desarrollo y la salud de los niños. Ahora, un nuevo trabajo desarrollado por investigadores del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), del grupo que lidera Adonina Tardón en la Universidad de Oviedo, ha asociado la exposición prenatal a algunos de estos compuestos con alteraciones en el desarrollo genital en niños, en concreto con una distancia anogenital más corta, que podría tener importantes consecuencias en la madurez.

El estudio forma parte del proyecto INMA (INfancia y Medio Ambiente), una red de investigación de grupos españoles que financia el Instituto de Salud Carlos III y que tiene como objetivo el estudio del papel de los contaminantes ambientales más importantes en el aire, agua y en la dieta durante el embarazo e inicio de la vida, y sus efectos en el crecimiento y desarrollo infantil.

La investigación ha sido realizada en el marco de la cohorte del proyecto INMA en Asturias, coordinada desde la Unidad de Epidemiología Molecular del Instituto Universitario de Oncología de la Universidad de Oviedo y el grupo del CIBERESP que lidera Adonina Tardón. Esta cohorte fue creada en 2004 con el objetivo de estudiar el papel de las exposiciones ambientales en el desarrollo (neuro-conductual y antropométrico) y la salud (principalmente respiratoria) en el marco de la red INMA. Se trata de un estudio observacional de cohortes que sigue embarazadas de la población general desde el primer trimestre hasta el parto y a sus hijos desde el nacimiento hasta la adolescencia.

La distancia anogenital, indicador de exposición a disruptores endocrinos

Este trabajo, cuyos resultados han sido publicados en la revista Hormone Research in Paedriatics, se centró en evaluar la asociación entre la exposición a contaminantes orgánicos persistentes y alteraciones en la distancia anogenital (AGD), un parámetro antropométrico que se ha validado como un marcador sensible de la exposición intrauterina a andrógenos y antiandrógenos.

“Los compuestos organoclorados, usados como pesticidas –como el DDT (diclorodifeniltricloroetano) o el PCB (bifenilos policrorados)– y retardantes del fuego como los PBDE (éteres de difenilo polibromados), que contaminan el agua, el suelo y los alimentos, son disruptores endocrinos, sustancias que alteran las funciones del sistema endocrino provocando efectos adversos para la salud”, explican los investigadores. Estos compuestos “ejercen sus efectos activando y modulando los receptores de estrógenos ubicados en las gónadas masculinas y femeninas, afectando el funcionamiento óptimo de los genitales femeninos y masculinos, que requiere un equilibrio entre los andrógenos y los estrógenos”, concluyen.

Algunos estudios anteriores habían evaluado la relación entre los ftalatos y el DDT con la disminución de la distancia anogenital, pero no había datos sobre la relación entre ésta y la exposición a otros contaminantes orgánicos persistentes como PBDE y PCB, que ha sido el objeto de esta investigación.

En este estudio, se recogieron muestras de sangre de 355 mujeres durante el embarazo y se siguió la evolución de 43 bebés, pertenecientes a la cohorte del proyecto INMA en Asturias. Los resultados proporcionaron evidencia epidemiológica de que la exposición prenatal a estos compuestos orgánicos persistentes puede estar asociada a una distancia anogenital más corta. En concreto, encontraron una asociación negativa entre la distancia anogenital y la exposición a PBDE-99 y PBDE-153 en los varones. No se confirmó, sin embargo, ninguna relación notable entre la exposición a compuesto orgánicos persistentes y alteraciones de la distancia anogenital en las niñas

“Nuestros hallazgos sugieren que incluso en niveles bajos de exposición ambiental, los compuestos orgánicos persistentes pueden afectar al desarrollo genital y dar lugar a alteraciones en el tracto reproductivo con consecuencias potencialmente importantes para la salud en la madurez”, señala Miguel García Villarino, investigador del CIBERESP y primer firmante del estudio.

Noticias relacionadas

30 Jul 2018 - Actualidad

La exposición al microbioma vaginal materno, fuente de riesgo de estrés

Un estudio con ratones sugiere que la infección con microorganismos de madres sometidas a experiencias estresantes tiene efectos nocivos en las crías.

03 Aug 2017 - Actualidad

La exposición al NO2 en el embarazo y la etapa postnatal daña la capacidad de atención durante la infancia

Un estudio de ISGlobal asocia la contaminación ambiental con un retraso de casi 2 meses en el desarrollo de la capacidad de atención en niños y, sobre todo, niñas de 4 a 5 años.

Copyright © 2019 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?