Lunes, 22 de Abril del 2024

Últimas noticias

PSIQUIATRÍA

La COVID-19 está asociada a un mayor riesgo de trastornos de salud mental

BMJ · 18 febrero 2022

Un nuevo estudio relaciona la enfermedad con más probabilidades de presentar ansiedad, depresión, consumo de sustancias y trastornos del sueño hasta un año después de la infección inicial.

Un estudio concluye que la COVID-19 está asociada a un mayor riesgo de trastornos de salud mental, como ansiedad, depresión, consumo de sustancias y trastornos del sueño, hasta un año después de la infección inicial.

Los resultados, publicados en The BMJ, sugieren que debería ser prioritario abordar los trastornos de salud mental entre los supervivientes de la COVID-19.

Algunos estudios han sugerido que las personas con COVID-19 podrían tener un mayor riesgo de ansiedad y depresión, pero solo incluyeron una pequeña selección de resultados de salud mental y realizaron un seguimiento de los pacientes durante un máximo de 6 meses.

Todavía no se ha llevado a cabo una evaluación exhaustiva de las manifestaciones de salud mental en personas con COVID-19 al cabo de un año.

Para abordar esto, los investigadores utilizaron datos de las bases de datos nacionales de atención médica del Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos para estimar los riesgos de los resultados de salud mental en las personas que sobrevivieron al menos 30 días después de un resultado positivo de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) entre marzo de 2020 y enero de 2021.

Identificaron los datos de 153.848 individuos y los emparejaron con dos grupos control sin COVID-19: 5.637.840 controles contemporáneos y 5.859.251 controles históricos anteriores a la pandemia. Los participantes eran en su mayoría hombres blancos con una edad media de 63 años.

El grupo de COVID-19 se dividió además en aquellos que fueron o no ingresados en el hospital durante la fase aguda de la infección, y se recogió información sobre factores potencialmente influyentes como la edad, la raza, el sexo, el estilo de vida y el historial médico.

A continuación, los investigadores realizaron un seguimiento de los tres grupos durante un año para estimar los riesgos de un conjunto de resultados de salud mental preespecificados, como la ansiedad, la depresión y los trastornos por estrés, los trastornos por consumo de sustancias, el deterioro neurocognitivo y los trastornos del sueño.

En comparación con el grupo control no infectado, las personas con COVID-19 mostraron un riesgo un 60 por ciento mayor de presentar cualquier diagnóstico o prescripción de salud mental al cabo de un año (lo que equivale a 64 más por cada 1.000 personas).

Cuando examinaron los trastornos de salud mental por separado, descubrieron que la COVID-19 se asociaba con 24 por cada 1.000 personas adicionales con trastornos del sueño al año, 15 por cada 1.000 con trastornos depresivos, 11 por cada 1.000 con deterioro neurocognitivo y 4 por cada 1.000 con cualquier trastorno por consumo de sustancias (no opiáceas).

Se encontraron resultados similares cuando se comparó el grupo de COVID-19 con el grupo de control histórico.

Los riesgos fueron mayores en las personas ingresadas en el hospital durante la fase aguda de la COVID-19, pero fueron evidentes incluso entre los que no fueron ingresados en el hospital.

Las personas con COVID-19 también mostraron mayores riesgos de trastornos de salud mental que las personas con gripe estacional, mientras que las ingresadas en el hospital por COVID-19 mostraron mayores riesgos de trastornos de salud mental en comparación con las ingresadas en el hospital por cualquier otro motivo.

Se trata de un estudio observacional, por lo que no puede establecer la causa, y los investigadores reconocen que puede haberse producido algún sesgo de clasificación errónea. Además, el estudio incluyó principalmente a hombres blancos de edad avanzada, por lo que los resultados pueden no ser aplicables a otros grupos.

No obstante, afirman que sus hallazgos sugieren que las personas que sobreviven a la fase aguda del COVID-19 corren un mayor riesgo de desarrollar distintos trastornos mentales, y que abordarlos entre los supervivientes del COVID-19 debería ser una prioridad.

Referencia: BMJ. 2022;376:e068993. Published 2022 Feb 16. doi:10.1136/bmj-2021-068993

Noticias relacionadas

15 Feb 2022 - Actualidad

La COVID persistente podría estar relacionada con los efectos del coronavirus en el nervio vago

Investigadores de Badalona han estudiado cómo la disfunción del nervio vago mediada por el SARS-CoV-2 podría explicar parte de los síntomas que experimentan algunas personas tiempo después de haber contraído la infección.

Copyright © 2024 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?