Sábado, 20 de Octubre del 2018

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'AMERICAN JOURNAL OF TRANSPLANTATION'

Una donante transmitió el cáncer a cuatro personas

UNIVERSIDAD DE ÁMSTERDAM · 21 septiembre 2018 11:56

Una mujer de mediana edad falleció en 2007 de un infarto cerebral en Holanda y, puesto que era donante, sus pulmones, su hígado, su corazón y sus riñones fueron trasplantados a enfermos en lista de espera. Ninguna de las pruebas que se practicaron detectó células tumorales en su organismo. Sin embargo, tras el trasplante, cuatro de los receptores desarrollaron un cáncer de mama metastásico cuyo origen era la donante y tres de ellos fallecieron a causa de la enfermedad. Un artículo firmado por especialistas holandeses y alemanes sobre esta rara transmisión ha devuelto el caso a la actualidad.

La primera en desarrollar cáncer de mama fue la mujer de 42 años que había recibido los pulmones. Finalmente, la paciente falleció y análisis del tumor permitió comprobar que las células malignas provenían de la donante. También fallecieron en 2013 y 2014 los pacientes que habían recibido el riñón izquierdo y el hígado de la donante.

En cambio, el varón de 32 años que pudo seguir viviendo gracias al riñón derecho de la donante se sometió a una extirpación del órgano, recibió terapia contra el cáncer y logró superar la enfermedad. En todos los casos se demostró que el tumor provenía de los órganos donados y tenía material genético de la donante.

Un quinto enfermo que habían recibido el corazón de la donante había fallecido a los pocos meses de la operación debido a causas no relacionadas con el cáncer.

El autor del estudio y profesor de Nefrología en la Universidad de Ámsterdam, Frederike Bemelman, calificó este caso de "extremadamente raro", al ser el primero que encuentra en veinte años de experiencia. "Siempre hay un pequeño riesgo (...). También tienes una pequeña probabilidad de que algo te suceda durante el proceso", comentó el experto.

La transmisión de una neoplasia -cáncer- a raíz de un trasplante de órgano es un "desgraciado" caso que ocurre de manera "excepcional", se da en 5 de cada 10.000 intervenciones de este tipo y, en la mayoría de los casos, la tecnología disponible no puede detectarlo antes de la donación.

Así lo aseguró este miércoles a Efe la directora de los Servicios Médicos de la Organización Internacional de Trasplantes, Elisabeth Coll, quien dijo que "estos desgraciados casos suceden excepcionalmente, porque son imposibles de detectar con anterioridad", aunque antes de proceder a un trasplante de cualquier órgano se realizan todas las pruebas posibles para poder descartar cualquier transmisión neoplásica.

La paciente sufría micrometástasis que no se detectaron en los controles que se realizan para comprobar que los órganos son adecuados para el trasplante.

La transmisión no es inevitable porque aunque los controles son capaces de detectar tumores muy pequeños, no tienen la habilidad de hallar neoplasias microscópicas, como sucedía en este caso.

Copyright © 2018 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?