Martes, 13 de Noviembre del 2018

Últimas noticias

ASMA INFANTO-JUVENIL

Un estudio vincula la comida rápida al desarrollo de asma, eccemas y rinitis

JANO.es · 15 enero 2013 11:12

La ingesta de tres o más porciones semanales de 'fast food' está relacionada con la gravedad de los síntomas en niños y adolescentes, según concluye una investigación internacional publicada en la revista 'Thorax'.

La ingesta de tres o más porciones semanales de comida rápida determina la gravedad del asma alérgica, eccema y rinitis en niños, según concluye un estudio de las universidades de Auckland (Nueva Zelanda) y de Nottingham (Reino Unido) publicado en la revista Thorax.

Concretamente, tres o más porciones semanales equivalen a un incremento del riesgo de asma grave en adolescentes del 39%, y en niños, del 27%. La investigación tuvo en cuenta 319.000 casos de niños entre 13 y 14 años de 107 centros de 51 países, y más de 181.000 casos de niños entre 6 y 7 años de 64 centros de 31 países.

Los adolescentes y los padres de los niños fueron preguntados sobre si habían tenido síntomas de asma (sibilancias), rinoconjuntivitis y eccema, y por su dieta semanal.

Las preguntas se centraron en la severidad de los síntomas en los últimos 12 meses, los patrones de sueño y aquellos alimentos de los que se sabe que están vinculados con efectos protectores o perjudiciales: carne, pescado, frutas y verduras, legumbres, cereales, pan y pastas, arroz, mantequilla, margarina, nueces, patatas, leche, huevos y comida rápida/hamburguesas. El consumo se clasificó en 'nunca', 'de vez en cuando', 'una o dos veces por semana' y 'tres o más veces a la semana'.

El efecto protector de la fruta

El análisis asoció la comida rápida con los síntomas de las tres condiciones entre los adolescentes. El patrón de los niños, aun siendo menos claro, también mostró esta vinculación. La fruta, en cambio, se hallaba relacionada con efectos protectores de las tres condiciones, tanto en niños como en adolescentes. Comer tres o más porciones por semana se asoció con una reducción en la gravedad de los síntomas de entre el 11 y el 14% entre los adolescentes y los niños, respectivamente.

Los autores sugieren que hay explicaciones plausibles de los resultados: la comida rápida contiene altos niveles de ácidos grasos saturados y trans, que afectan al sistema inmunitario, mientras que la fruta es rica en antioxidantes y otros compuestos beneficiosos. Por lo demás, y si bien admiten que los resultados no prueban una relación causa-efecto, consideran que dan pie a una investigación adicional.

"Si la asociación entre la comida rápida y la prevalencia de síntomas de asma, rinoconjuntivitis y eccema es causal, los resultados tienen gran importancia para la salud pública debido al aumento del consumo de comida rápida a nivel mundial", concluyen.

Noticias relacionadas

17 Dec 2012 - Actualidad

Los ingresos hospitalarios de niños asmáticos aumentan en diciembre

Se presenta el documento 'Catorce realidades del asma que no te puedes perder'.

14 Dec 2012 - Actualidad

Se presenta en España el nuevo consenso internacional para el abordaje del asma pediátrica

El documento recoge las principales recomendaciones en el manejo de esta enfermedad y prevé todas sus particularidades.

11 Oct 2012 - Actualidad

La llegada del otoño provoca un aumento de las urgencias pediátricas por asma

Un estudio publicado en 'Allergy and Asthma Proceedings' muestra que los episodios de sibilancias y tos debidos a una infección viral respiratoria se incrementan con el cambio de estación.

Copyright © 2018 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?