Sábado, 18 de Agosto del 2018

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'PLOS BIOLOGY'

La proteína p38alfa, interruptor para la obesidad y la diabetes

CNIC · 20 julio 2018 10:15

Investigadoras del CNIC desvelan el mecanismo por el que la grasa parda se activa para producir calor y eliminar el exceso de grasa.

Investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), dirigidas por Guadalupe Sabio, han desvelado el mecanismo por el que la grasa parda se activa para producir calor eliminando el exceso de grasa.

Los resultados, que se publican en PLoS Biology, tienen potenciales implicaciones clínicas para el tratamiento de la obesidad y algunas patologías relacionadas con ella, como la diabetes. En los últimos años, los investigadores se están centrando en estudiar el funcionamiento del tejido adiposo, en concreto de la grasa parda.

El trabajo ha concluido, a partir del análisis de más de 150 muestras de tejido adiposo humano, que la proteína p38 alfa se encuentra en menor cantidad en las personas más obesas. Según explica Nuria Matesanz, una de las autoras, “la p38 alfa podría regular una proteína clave para activar la grasa parda, denominada UCP1, que es la responsable de eliminar el exceso de grasa en forma de calor”.

Diabetes e hígado graso

En sus investigaciones con ratones modificados genéticamente y carentes de p38 alfa, las científicas han observado que su ausencia en el tejido adiposo protege a los ratones frente a la obesidad a pesar de ser alimentados con una dieta grasa.

Esta protección, apunta Ivana Nikolic, otra de las autoras, “se debe a que la falta de la proteína p38 alfa activa la grasa parda, eliminando así el exceso de grasa blanca en forma de calor”. La ausencia de p38 alfa también protegió a los roedores frente a la diabetes y el hígado graso.

Para Sabio, estos resultados son muy prometedores, ya que “sugieren que la inhibición farmacológica de p38 alfa podría ser utilizada como terapia contra la obesidad”. La investigación también ha arrojado otro dato importante: la proteína p38 alfa controla la activación de otra proteína de la misma familia, p38 delta, que sería la encargada de regular la temperatura.

Así, “cuando los ratones son sometidos a bajas temperaturas, p38 delta se activa, aumentando la actividad de la grasa parda”. Los ratones carentes de p38 alfa, concluyen las investigadoras, tienen sobreactivada la p38 delta, lo que les confieren protección frente a la obesidad.

Noticias relacionadas

20 Nov 2015 - Actualidad

La grasa parda y la epigenética, claves para tratar la obesidad

Los participantes en el XVIII Congreso Latinoamericano de Nutrición (SLAN) ponen el acento en las nuevas estrategias en el abordaje de esta dolencia.

18 Abr 2012 - Actualidad

Investigan cómo estimular farmacológicamente la grasa parda para favorecer el adelgazamiento

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) pretenden conseguir que los pacientes obesos puedan eliminar su exceso de tejido adiposo blanco con menos carga de ejercicio físico.

16 Ago 2011 - Actualidad

La grasa parda es más frecuente en los niños delgados

Un estudio norteamericano publicado en “The Journal of Pediatrics” muestra que este tipo de grasa “buena” se produce en cantidades variables en los niños, aumentando hasta la pubertad y disminuyendo posteriormente.

Copyright © 2018 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?