Sábado, 20 de Octubre del 2018

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'MEDICINE & SCIENCE IN SPORTS & EXERCISE'

El ejercicio favorece cambios en la composición de la microbiota intestinal, al margen de la dieta

JANO.es · 12 diciembre 2017 00:40

Así se desprende de dos estudios, uno en ratones y otro en humanos, que evalúan el impacto de la actividad física en la flora bacteriana, cuyo papel en la aparición o control de numerosas enfermedades es cada vez más relevante.

Investigadores de la Universidad de Illinois y la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, han aportado la primera evidencia científica de que el ejercicio físico puede causar cambios en la composición de la microbiota intestinal, con independencia de otros factores como la dieta o el consumo de antibióticos.

Así se desprende de dos estudios, uno en ratones y otro en humanos, y cuyos resultados se publican en Medicine & Science in Sports & Exercise, que evalúan el impacto de la actividad física en la flora bacteriana.

En el primer estudio, los científicos trasplantaron material fecal de ratones sedentarios y otros más activos a otros que se habían criado en entorno estéril y no tenían microbiota propia. Y en el segundo estudio, rastrearon los cambios en la composición de la microbiota intestinal en un grupo de voluntarios humanos a medida que pasaban de un estilo de vida sedentario a otro más activo, y viceversa.

"Estos son los primeros estudios que demuestran que el ejercicio puede tener un efecto en el intestino, independiente de la dieta u otros factores", según el profesor Jeffrey Woods, uno de los autores de este trabajo en la Universidad de Illinois.

En el estudio en animales, se observaron claras diferencias entre la microbiota de los ratones receptores en función de si recibieron material fecal de ratones activos o sedentarios.

Así, los receptores de la microbiota de un ratón físicamente activo tenían una mayor proporción de microorganismos que producían butirato, un ácido graso de cadena corta que promueve las células intestinales sanas, reduce la inflamación y genera energía para el huésped. Y también parecían ser más resistentes a la colitis ulcerosa experimental, una enfermedad inflamatoria del intestino.

"Descubrimos que los animales que recibieron la microbiota de roedores activos tenían una respuesta atenuada a un químico inductor de colitis", ha añadido Jacob Allen, que también destacó una reducción en la inflamación y un aumento en las moléculas regenerativas que promueven una recuperación más rápida.

EL IMPACTO DE HACER EJERCICIO TRES DÍAS POR SEMANA

En el estudio en humanos, el equipo reclutó a 18 adultos sedentarios delgados y 14 obesos, de los que tomaron muestras de su microbiota intestinal antes de someterlos a un programa de con diferentes ejercicios cardiovasculares de 30 a 60 minutos, tres veces a la semana durante mes y medio.

Al finalizar su programa de ejercicio analizaron nuevamente su microbiota y pasaron el mismo periodo de tiempo con un comportamiento más sedentario, manteniendo la misma dieta a lo largo de todo el estudio.

Las concentraciones fecales de ácidos grasos de cadena corta, en particular el butirato, aumentaron en el intestino como resultado del ejercicio, pero estos niveles disminuyeron nuevamente después de que los participantes volvieran a un estilo de vida sedentario.

Además, las pruebas genéticas de la microbiota confirmaron que esto se correspondía con los cambios en la proporción de microorganismos que producen butirato y otros ácidos grasos. Y los aumentos más fuertes se observaron en los participantes delgados, que tenían niveles significativamente más bajos de bacterias productoras de ácidos grasos.

Por contra, los participantes obesos solo presentaron incrementos modestos en la proporción de estas bacterias. "Lo importante es que hay claras diferencias en cómo el microbioma de una persona obesa responde al ejercicio, en comparación con los delgados", señaló Woods.

Noticias relacionadas

24 Nov 2017 - Actualidad

Describen cómo un tipo de bacterias de microbiota puede favorecer la metástasis en cáncer colorrectal

Un estudio multicéntrico en el que ha participado el Vall d'Hebron desvela que las fusobacterias pueden crecer en otros sitios en condiciones de enfermedad e inflamación, como tumores, después de encontrarlas en cáncer colorrectal.

20 Nov 2017 - Actualidad

La microbiota intestinal puede proteger frente a la hipertensión

El trabajo demuestra que las dietas ricas en sal reducen la población de ciertas bacterias beneficiosas y, como resultado, aumenta la presencia de unas células inmunes proinflamatorias que se han relacionado con la hipertensión arterial.

20 Oct 2017 - Actualidad

La microbiota regula la respuesta inmunitaria en la enfermedad inflamatoria intestinal

Un estudio de la Universidad de Calgarymuestra que la microbiota intestinal se aprovecha de glóbulos blancos que causan diabetes para proteger el huésped contra la enfermedad.

Copyright © 2018 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?