Jueves, 15 de Noviembre del 2018

Últimas noticias

PUBLICADO EN 'JAMA'

El consumo de opiáceos en Estados Unidos persiste incluso entre quienes sobreviven a una sobredosis

JANO.es · 23 agosto 2017 12:32

Un estudio revela que tras episodios de dosis excesiva apenas se observan ligeros aumentos en el uso de tratamiento asistido por medicamentos para frenar la adicción.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró a principios de este mes que la epidemia de opiáceos que sufre el país es una emergencia nacional. “Estados Unidos está sufriendo un número de muertes (por sobredosis) cada tres semanas igual al de los ataques del 11 de septiembre”. El uso indebido de estas sustancias es la primera causa de muerte accidental, superando a los fallecidos por arma de fuego y en accidentes de tráfico.

Ahora, una investigación publicada en JAMA afirma que muchos pacientes que han recibido atención médica por sobredosis, continuaron un uso persistentemente alto de opiáceos recetados, como morfina, codeína o tebaína. Liderado por científicos de la Universidad de Pittsburgh, el trabajo sostiene que tras dicha dosis excesiva apenas se observan ligeros aumentos en el uso de tratamiento asistido por medicamentos para frenar la adicción.

Para llegar a esta conclusión, el equipo analizó a 6.013 pacientes de 12 a 64 años afiliados a Medicaid –programa para el cuidado de la salud en personas de bajos ingresos de Pensilvania- con sobredosis ocurridas desde 2008 hasta 2013 (2.068 por heroína y 3.945 por opiáceos prescritos).

Su objetivo fue comparar el consumo y duración de uso de estas sustancias con receta y las tasas de tratamiento asistido antes y después de una sobredosis (con un cóctel conocido como MAT que consta de buprenorfina, naltrexona –ambos sintetizados a partir de la tebaína– y metadona –opioide sintético–).

Así, los investigadores descubrieron que cualquier prescripción disminuyó después de una sobredosis: en el caso de la heroína desde un 43,2% hasta un 39,7%; y en el de opiáceos prescritos, desde un 66,1% antes a un 59,6% después.

El porcentaje de afiliados con una duración de 90 días o más de prescripción de opiáceos disminuyó en el grupo de heroína (del 10,5 al 9%) y en el grupo de opiáceos recetados (del 32,5 al 28,3%). Por su parte, el uso del combinado de medicamentos aumentó después de la sobredosis de heroína de 29,5 a 33% y después de la de opioides prescritos de 13,5 a 15,1%.

Una respuesta pobre ante un problema enorme

A pesar de que las cifras son positivas, los expertos subrayan que estos hallazgos solo indican "una respuesta del sistema de salud relativamente débil a un evento potencialmente mortal”.

Por cada sobredosis de estas sustancias que acaba con la muerte del usuario, hay aproximadamente 30 sobredosis no fatales. Los expertos insisten en que estos casos que reciben atención médica representan oportunidades de intervención para mitigar el riesgo de muerte al reducir la prescripción de opiáceos o abogar por el tratamiento de la adicción.

Los autores recalcan que diversas intervenciones “reducen el riesgo de sobredosis, incluyendo notificaciones a los médicos para los pacientes tratados por sobredosis y la distribución de naloxona por parte del departamento de urgencias".

Noticias relacionadas

20 Jun 2017 - Actualidad

El tratamiento con metadona reduce tres veces las muertes por opiáceos

Una investigación de varios centros españoles muestra que la mortalidad entre los pacientes a los que se aplica esta terapia sustitutiva es notablemente inferior inferior.

28 Jan 2016 - Actualidad

Un proyecto impulsa que los médicos informen a los pacientes del riesgo de conducir con drogas y fármacos

La iniciativa incluye la elaboración de un folleto y cuatro trípticos en los que se pone de relieve cómo opiáceos tales como la heroína, la morfina o la codeína producen importantes efectos sobre la conducta y la toma de decisiones.

13 Oct 2015 - Actualidad

El dolor crónico inflamatorio incita al abuso de fármacos y al consumo de drogas

Un estudio revela que los cambios que produce el dolor en el cerebro hacen que los pacientes incrementen las dosis de opiáceos o que recaigan en la adicción, pero "no para atenuar el dolor, sino para sentir placer".

Copyright © 2018 Elsevier Este sitio web usa cookies. Para saber más acerca de nuestra política de cookies, visite esta página

Términos y condiciones   Politica de privacidad   Publicidad

Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?